Frances McDormand gana el Óscar a la mejor actriz por «Nomadland»

La actriz y productora Frances McDormand (i) y la directora y productora Chloe Zhao.

Frances McDormand ganó el Óscar a la mejor actriz por «Nomadland», la tercera estatuilla como intérprete que consigue en su carrera tras las que logró por «Fargo» (1996) y por «Three Billboards Outside Ebbing, Missouri» (2017).

Este galardón para McDormand la sitúa entre las actrices más grandes de los Óscar. Solo Meryl Streep e Ingrid Bergman habían ganado tres Óscar hasta ahora, mientras que la reina absoluta de la interpretación, tanto femenina como masculina, sigue siendo Katharine Hepburn, con un póker de galardones.

McDormand se unió a este muy selecto club de estrellas gracias a su fabuloso trabajo en «Nomadland», una lírica mirada a todos los que quedan al margen del sistema capitalista en EE.UU.

Además, McDormand también se llevó un segundo Óscar esta noche: el de mejor película para «Nomadland» como productora de esta cinta.

Tras recibir el premio, McDormand hizo una gran defensa de la magia del cine. «Por favor, ved nuestra película en la pantalla más grande posible».

publicidad

«Un día muy muy pronto, llevad a todos los que conocéis a un cine, hombro con hombro en ese espacio oscuro. Y ved todas las películas que están representadas aquí hoy», dijo la actriz, que acabó su discurso imitando el aullido de un lobo.

McDormand derrotó en la 93 edición de los premios de la Academia de Hollywood a las actrices también nominadas Andra Day («The United States vs. Billie Holiday»), Viola Davis («Ma Rainey’s Black Bottom»), Carey Mulligan («Promising Young Woman») y Vanessa Kirby («Pieces of a Woman»).

«Nomadland» fue un proyecto muy personal para McDormand, que se involucró en ella como productora cuando, anteriormente, solo había desempeñado esta función en la cinta «Every Secret Thing» (2014) y en la serie limitada (miniserie) «Olive Kitteridge» (2018).

La 93 edición de los Óscar se celebró este domingo con una gala muy singular que tuvo como punto central Union Station en Los Ángeles (EE.UU.) y que estuvo adaptada por completo a las medidas contra el coronavirus. EFE