Así será el regreso a clases presenciales este lunes 7 de febrero

En las instituciones educativas se deben cumplir normas de bioseguridad. Xavier Caivinagua/El Mercurio
Publicidad

Las agitadas rutinas de las mañanas o las tardes para ir a clases se retoman. Alistar cuadernos, mochilas y otros materiales para ir a la escuela o colegio volverán a ser parte de la cotidianidad desde este lunes 7 de febrero del 2022, una vez que el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional aprobó el retorno a las aulas para el régimen Sierra-Amazonía.

La asistencia presencial normal, es decir con el 100 % del aforo, será para todos los estudiantes de Bachillerato a nivel nacional. Además, en unidades unidocentes, bidocentes y pluridocentes, y de primer grado a tercer de bachillerato en todos los planteles rurales.

También rige la obligatoriedad para los niveles Básica Superior (de primero a tercer curso) hasta el Bachillerato en las zonas urbanas, mientras que la asistencia presencial voluntaria será para estudiantes de Básica Elemental, Básica Media y Educación Inicial.

Para los cantones que tengan semáforo verde y amarillo, se mantendrá el distanciamiento de 2,25 metros cuadrados por persona.

Para menores de 5 años las clases presenciales son voluntarias, con aforo de 2.25m cuadrados por persona en los cantones verde o amarillo.

publicidad

En el caso del régimen Costa-Galápagos cuando el 85 % de estudiantes tengan las dos dosis de vacunas podrán volver a la normalidad.

Así lo anunció esta semana María Brown, ministra de Educación, una vez que José Ruales, viceministro de Salud, habló de la situación estadística y epidemiológica en el país y que muestra una tendencia de casos a la baja, “estamos en bajo descenso en los casos”.

Permisos


Brown detalló que el 77 % de unidades educativas en el país cuentan con autorización de uso de las instalaciones, es decir, que 12.455 de 16.290 pueden retomar las actividades presenciales.

Al momento, el 33 % de estudiantes ya reciben clases de manera presencial, “número que queremos ir incrementando de manera significativa para que el mayor número de niños y jóvenes puedan acceder a una mejor calidad de educación”, mencionó la ministra.

Existe una disposición diferenciada para instituciones particulares, fiscales o fiscomisionales cuyos cantones estén en semáforo rojo para mantener la educación a distancia.

Brown explicó que las instituciones deben mantener el distanciamiento entre sus estudiantes entre 2,5 metros cuadrados y en el caso del nivel de Educación Media, volverán a la presencialidad normal cuando el 85 % de sus estudiantes hayan recibido las dos dosis.

Rubén Lema, presidente de la Unión Nacional de Educadores (UNE) del Azuay, coincide en la necesidad pedagógica de volver a las clases presenciales, pero afirma que aún falta atención por parte del Ministerio de Educación para solventar los requerimientos de las instituciones.

Recordó que las intervenciones realizadas como limpieza, adecentamientos, incluso en infraestructura han sido con el aporte de los padres de familia, directivos y docentes.

Asegura que hace falta personal para la desinfección de las aulas cuando los estudiantes salgan de clases. “Retornamos con aulas sobrepobladas y sin insumos de bioseguridad”, los mismos que han sido entregados con aportes de padres de familia, concluyó. (I)