- Publicidad -
Inicio Actualidad La receta solidaria de El Pan

La receta solidaria de El Pan

Antonio Ramírez, de 74 años de edad, recibe el almuerzo diario de manos de uno de los proveedores. Antonio vive solo en la comunidad Cedropamba. BPR

Son 60 adultos mayores y personas con discapacidad los que reciben almuerzos gratuitamente.

Un proyecto solidario beneficia a los más necesitados, así como a los emprendedores del cantón El Pan.

Las autoridades y empleados municipales aportan desde hace un año aproximadamente con un porcentaje de sus sueldos para los almuerzos diarios de alrededor de 60 adultos mayores. El proyecto incluye a personas con discapacidad. 

Antonio Ramírez, de 74 años de edad, es uno de los beneficiarios. Él reside en la comunidad Cedropamba y está pendiente de su reloj cuando marca las 11:30 para recibir el almuerzo que en algunas ocasiones le alcanza hasta para la merienda.

Antonio perdió a su esposa hace 12 años debido a un cáncer terminal. Se quedó solo en su vivienda de estructura de baraque que está rodeada por las propiedades de sus vecinos que se dedican, especialmente a la agricultura.

En un cuarto de paredes cubiertas con periódicos y hojas de revistas antiguas se sirve el almuerzo.

Vive agradecido con las autoridades por considerarlo en el proyecto, pues los recursos del bono gubernamental que recibe apenas le alcanzan para comprar sus medicamentos. Esto para tratar de combatir el insomnio y estreñimiento que sufre desde hace años. 

El almuerzo solidario también llega para los esposos Ángel Domínguez y Elsa Espinoza, de 52 y 51 años de edad, respectivamente. La pareja reside en el sector Tulapa, ubicado a unos cinco minutos de la cabecera cantonal.

El alcalde Rigoberto Borja acompaña a la entrega de los almuerzos a los esposos Ángel Domínguez y Elsa Espinoza. BPR

Para Elsa, el almuerzo le garantiza un alimento diario debido a la complicada situación económica de su hogar. La mujer no puede trabajar porque tiene que cuidar a su esposo, quien utiliza una silla de ruedas para movilizarse debido a que padece Parkinson.

Asimismo, cobra un bono mensual de 100 dólares que le resulta insuficiente para los gastos que debe cubrir por la enfermedad de su cónyugue, así como en la educación de su hijo menor de 14 años.

Emprendedores

Dos familias del cantón son los proveedores de los almuerzos. Se levantan temprano para cocinar y dejar todo listo hasta las 10:30, para iniciar así el recorrido hacia los hogares de los beneficiarios del proyecto.  

La familia Delgado-Villavicencio, de la parroquia San Vicente, está a cargo de los almuerzos para los adultos mayores y personas con discapacidad de la zona norte del cantón. Este sector involucra a más de ocho comunidades.

Teresa Villavicencio junto con su hija Beatriz Delgado se encargan de cocinar. Mientras su yerno Alejandro Zúñiga entrega en su vehículo los almuerzos que se guardan en viandas metálicas proporcionadas por el municipio.

La familia Delgado-Villavicencio es una de las proveedoras de los almuerzos del proyecto municipal. BPR

Alejandro, de 44 años de edad, regresó en el 2020 de Guayaquil tras perder sus fuentes de trabajo debido a la pandemia de la COVID-19.

Ahora no piensa en retornar al Puerto Principal porque gracias al proyecto obtiene el sustento para su hogar. Su emprendimiento familiar se fortalece con el transcurso del tiempo.

El proyecto solidario de los almuerzos en El Pan trata de mejorar las condiciones de vida de quienes no tienen un sueldo fijo y no les alcanza para comer.

La iniciativa innova los proyectos de carácter social de los cantones ubicados en la cuenca del río Paute. El Pan.- (BPR)-(I)

Aportes voluntarios

En el proyecto de los almuerzos solidarios se invierte alrededor de 48 mil dólares al año. Los recursos provienen de la donación mensual de 600 dólares (20 %) del salario del alcalde, de 136 dólares (11 %) del sueldo de cada uno de los cinco concejales.

Asimismo, los diferentes directores departamentales contribuyen con 100 dólares, los coordinadores con 75 dólares y los empleados aportan desde un 6 % de su salario dependiendo de sus ingresos.

Rigoberto Borja, alcalde, agregó que doce mil dólares provienen del presupuesto municipal para completar la inversión que se requiere para la iniciativa.

“El proyecto surgió como iniciativa personal, considerando las necesidades de las familias abandonadas y tuvo el respaldo del Concejo Cantonal”, indicó Borja, quien recordó que el 2019 y 2020 no se entregaron los almuerzos debido a la pandemia y más bien se priorizaron los kits alimenticios. (I)

DETALLE

Los almuerzos se entregan de lunes a viernes. Las dos familias proveedoras de los alimentos participaron de un concurso previo en el Servicio de Contratación Pública para trabajar con la municipalidad. 

Salir de la versión móvil