Amistad y amor

Marco Carrión Calderón

Publicidad

Toda conversación o encuentro entre amigos o familiares comienza con un ¿Cómo estás?, a pesar de que a nadie le importa cómo estamos. Y cuando la otra persona contesta cómo está, el preguntón ni atiende ni le importa la respuesta.

El amor y la amistad sinceros tienen en común el profundo afecto, el respeto, la lealtad y el sentido del compromiso. De hecho, en la amistad hay amor y en el amor, por lo general, amistad. La amistad, no atada a más compromiso que el afecto recíproco, tiende a ser más sólida que el amor en muchos casos.

La gente busca amistad, amor, sexo, y lo más sencillo para eso ahora se llama Tinder o una serie de App. En esas aplicaciones existen los Toques, los Me gusta, Mensajes, Corazones, sonrisas, Sexting, Stikers y las fotos solicitadas o no. El encontrar alguien que sea “persona” de verdad es difícil porque las calles y casas, los centros sociales y más lugares donde se encuentran, están llenos de seres egoístas que solamente piensan en sí mismos, en sus necesidades, en sus gustos, en sus ambiciones personales. Buscan la aprobación ajena pero no quieren aprobar a nadie, esto es secundario.

Como es bien sabido, en muchísimos casos lo que se denomina amor no es otra cosa que la búsqueda ansiosa del sexo y, por lo tanto, del orgasmo. Al respecto no está fuera de contexto señalar que, fisiológicamente, la mayoría de personas logra apenas 12 minutos de placer orgásmico al año. Eso puede parecer poco o mucho, depende, considerando que el orgasmo dura 10 o 15 segundos. Sin embargo, la búsqueda del orgasmo rige y ha regido gran parte de la vida humana y de la historia en todas las culturas y países. La vida es, en realidad y simplemente, una búsqueda del orgasmo; se hace cualquier cosa por esos 12 minutos de placer al año. Además, buscamos afecto, comprensión, compañía, cosas que viéndolo bien son necesarias para llegar al orgasmo; pero cuando no se alcanza, o cuesta alcanzarlo, al diablo con la compañía, comprensión y afecto. El estar bien arreglados, bien vestidos, agradables, solo sirve para encamarse con alguien.

Las redes sociales han desdibujado el amor: es un sentimiento líquido, transitorio, inestable, individualista, que frecuentemente abre paso a la angustia. (O)

publicidad