Secretaría anticorrupción

Marco Carrión Calderón

Publicidad

El Presidente Moreno no ha podido o no ha querido honrar su palabra en lo referente a la cantidad de ofrecimientos que realizó durante la campaña electoral como ser la construcción de cientos de miles de casas para las personas pobres que carecen de vivienda propia, de cientos de miles de empleos para disminuir las tasas de desempleo y subempleo, etc. Luego ha dicho que la situación de catástrofe económica en que había encontrado las finanzas públicas no le permitían cumplir los ofrecimientos. Como si para él, estrecho colaborador de Correa, aquello hubiera podido ser una sorpresa.
En igual forma ofrecía, poniendo cara muy seria, como de circunstancias, una “cirugía mayor” a la corrupción, tremendo mal que aflige a la sociedad ecuatoriana incluso en estos mismos días y en este mismo gobierno. Sin embargo, nada en concreto se ha hecho y para encubrir su fracaso en este tema, como en tantos otros. Se inventó una tal “Secretaría Anticorrupción” que tampoco ha servido para nada efectivo.
El Primer Secretario dice que recuperó trece y medio millones, pero no es verdad pues eso había ofrecido entregar el represente de Telconet antes de que la tal Secretaría funcionara. Cifra insignificante, además, en comparación a lo robado en el correato. En verdad solamente ha servido para gastar más dinero en locales, oficinas, empleados, materiales, viajes, etc. Y sobre todo en pagar jugosos sueldos a los Secretarios de esta inútil institución. Y ya van tres Secretarios que son resultado del amiguismo desde el mismo Presidente y Ministros.
Además de fomentar una especie de “piponazgo” se sigue incrementando el gasto del sector público en forma desvergonzada mientras se exige sacrificios a la ciudadanía e incumpliendo otro de los ofrecimientos de Moreno que era el de reducir el gasto en ese sector. (O)

publicidad