La Fiscalía eleva a cinco el número de muertos en el motín de Guayaquil

Cárcel de Guayaquil. Archivo / El Diario
intext

La Fiscalía ecuatoriana elevó a cinco el número de muertos registrados este miércoles en un motín en la prisión Número 1 de Guayaquil, un suceso que vuelve a poner de manifiesto la vulnerabilidad del sistema de prisiones en el país andino.

Al anunciar la apertura «de oficio» de una investigación por los hechos acontecidos en la también llamada Penitenciaría del Litoral, la Fiscalía menciona en un mensaje de Twitter «cinco reclusos» muertos, y no cuatro como se había informado inicialmente.

https://twitter.com/FiscaliaEcuador/status/1387525690363363334?s=20

«El amotinamiento registrado hoy también dejó 12 heridos, 300 indicios balísticos, revólveres y cuchillos decomisados», informaba en su mensaje.

El Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad (SNAI) había informado previamente de la muerte de cuatro reclusos y doce heridos.

publicidad

Los hechos ocurrieron en la prisión Número 1 de Guayas desde horas de la mañana, aunque a primera hora de la tarde las fuerzas de seguridad se hicieron con el control de la situación.

«Luego de un trabajo articulado entre la Policía de Ecuador y el SNAI, tenemos controlada la situación en la Penitenciaria de Guayaquil», dijo el ministro de Gobierno, Gabriel Martínez.

«No vamos a permitir que se repitan los actos violentos de febrero en las cárceles», agregó.

Se refería a los casi 80 muertos que se registraron en cuatro prisiones ecuatorianas a finales de febrero en una cadena de motines que dejó al descubierto el descontrol dentro de las prisiones, la tenencia de armas y actos de corrupción.

Tras esos trágicos sucesos, que incluyeron al centro penitenciario donde hoy se registraron también los disturbios, el SNAI reforzó la seguridad y la vigilancia en todas las prisiones, aunque las debilidades del sistema siguen vigentes, entre ellas la superpoblación y la tenencia de armas por los reclusos.

El de hoy es el primer caso desde febrero, aunque los ajusticiamiento y motines dentro de las prisiones son frecuentes en el país andino.

En su comunicado, el SNAI aseguró que «el control y las actividades se desarrollan con normalidad en los demás centros de privación de libertad del país» y de que «37 personas se encuentran bajo investigación».

Los disturbios de febrero fueron atribuidos por las autoridades a un choque entre bandas que competían por el mercado de la delincuencia y de la droga, una de ellas, los llamados «Choneros».

Precisamente, este mismo miércoles, Harrison Salcedo, el abogado de quien fuera cabecilla de esa banda, José Luis Zambrano, alias «Rasquiña», fue asesinado a tiros en una céntrica calle de Quito.

Por el momento no parece haber relación entre los hechos, más allá de una coincidencia temporal.

Salcedo fue tiroteado cuando circulaba en su coche por la calle República de la capital ecuatoriana, y murió en el lugar de los hechos.

El abogado había representado también al exvicepresidente del país Jorge Glas (2013-2017) en dos casos de corrupción, entre ellos el famoso caso «Sobornos 2012-2016», por el que también ha sido condenados por cohecho el expresidente Rafael Correa. EFE