Historia de la Medicina

Tito Astudillo y A.

intext

Comenzábamos la década de 1980, cuando por iniciativa de un grupo de distinguidos médicos: Leoncio Cordero Jaramillo, Manuel Agustín Landívar, Agustín Cueva Tamariz, César Hermida Piedra, Guillermo Aguilar Maldonado, Magdalena Molina Vélez, Gustavo Vega Delgado, Ernesto Cañizares Aguilar, se constituyó en nuestra ciudad el Capítulo del Azuay, de la Sociedad Ecuatoriana de Historia de la Medicina que, para honra de Cuenca, presidía el ilustre médico, catedrático y escritor César Hermida Piedra.

Una de las primeras actividades de la naciente sociedad, a la que fui incorporado, fue recordar saberes, raíces y cosmovisión y, nada mejor para ello que, una fraterna expedición al Castillo de Ingapirca. Ahí, Manuel Agustín Landívar disertó sobre la Medicina de los pueblos que nos precedieron en las tierras del Guacamayo y la Serpiente, qué calidad de exposición y comentarios, todos tenían tanto que aportar y lo hacían con la simpleza, elocuencia y seguridad que dan el conocimiento y la generosidad de compartirlo. Salimos temprano en la mañana; una primera parada en un acogedor boliche de carretera, a la altura de Mosquera, para un “café pasado” calientito, que animó una fluida tertulia sobre la historia del tren que a esa hora salvaba Inganilla; pasado el Buerán, en el descenso a Quinoapata, desafiando viento y sol que allá dicen “sale con poncho”, bajamos a mirar los sembríos de papas y cebada, meciéndose al viento, que inspiraron un sentido monólogo a César Hermida Piedra. Y pasamos Cañar, Narrío, Coyoctor, el Tambo y Sisir; parando, bajando, comentando y llegamos a Ingapirca.  

La visita de rigor al pueblo, iglesia, convento y Museo del Padre Castillo. Las ilustradas observaciones sobre piezas arqueológicas: -esta es Tacalzhapa por…-, -esta Cashaloma-, -esta es Inca-, y así largo. Finalmente, la visita al complejo arqueológico; el Capacñan, el Templo del Sol, La Condamine, los aposentos, el Ingachungana, el Intihuayco, la Tortuga, el Sol, la Luna, el río Silante, la Cara del Inca. El retorno.

publicidad