- Publicidad -
Inicio Cultura El accidente aviatorio de Andesa, una tragedia que enlutó a la nación

El accidente aviatorio de Andesa, una tragedia que enlutó a la nación

Diego Felipe Rodríguez Muñoz

Una vez sofocado el incendio de la nave la Institución “bomberil cuencana” –VOLUNTARIADO- se dedicó al rescate y salvamento de víctimas. Expertos creen que el piloto buscó desprender las dos alas para evitar la explosión de la nave.

CRONOLOGIA DE ACCIDENTES AVIATORIOS EN LA RUTA A CUENCA

El BIMOTOR ANDESA Y SU TRAYECTO GUAYAQUIL-CUENCA

A las diez horas con treinta minutos del 17 de julio de 1946, cumpliendo el último tramo del itinerario ordinario de los miércoles de cada semana -Quito-Guayaquil, Guayaquil-Cuenca, salió desde la ciudad porteña con destino a Cuenca, el bimotor Curtiss C-46D-10-CU de la empresa Andesa, llevando a bordo 8 miembros de tripulación, 26 pasajeros y determinada carga. Al mando de los capitanes norteamericanos Darwin Rudolf Day Junior y Charles Wayne Miller –piloto y copiloto-, mantuvo fluida comunicación con el Aeropuerto de Guayaquil y a las 11h20 hizo su primer contacto con la base de Cuenca, anunciando su pronto aterrizaje.

Con el que sería su último contacto radial, a las 11h27 solicitó datos sobre la dirección del viento, para pocos minutos después (11h30), ser ya divisado sobre el horizonte-sur-cuencano, desde donde inició varias maniobras que direccionarían la nave hacia una pista cuyas señales propias de la época ya izaban bandera blanca. Incorporándose al patrón del entonces denominado “Campo de aviación”, efectuó un primer aproche por el costado izquierdo seguido por otro similar al que sobrevino otro de mayor ángulo hacia la derecha, para, finalmente, alinearse en forma absoluta y encaminar un aterrizaje que se concretaría de norte a sur por la pequeña pista de la ciudad.

Con una evidente disminución de altura y velocidad que avizoraba contacto inmediato con la pista (pérdida de sustentación hacia el piso para aterrizar), inexplicablemente y ante la mirada exhorta de quienes esperaban su arribo, no se concreta el aterrizaje manteniéndose –planeando- la nave a corta altura de la superficie, hasta más o menos la mitad de la pista, desde donde abortó el objetivo -por la evidente pérdida de espacio en la pista-, “retacando” la nave para levantarse con mucha dificultad por la pérdida de sustentación y posible sobrepeso en la carga, lo cual habría contribuido para que los motores no colaboren a plenitud en la recuperación de altura y velocidad.


Sector denominado “El Ejido” hacia cuyo lugar descendió el bimotor de ANDESA intentando un aterrizaje forzoso que se lo hubiese conseguido con éxito a no ser por el impacto contra cercas de piedra y posterior explosión de la nave. (FOTO archivo D.F.R.M.)

IMPACTO FATAL

Superando un casi seguro impacto contra árboles y viviendas aledañas a la pista, consigue el bimotor sobrepasar los Barrios de San Blas y Obreros para luego de superar la Iglesia de Todos Santos, hacer un viraje a la izquierda y dirigirse hacia los extensos campos de la parte baja de la ciudad, por donde planeó el bimotor en medio de un estrepitoso descenso, que buscó con toda seguridad alcanzar la explanada del entonces “Campo Deportivo” de Cuenca –hoy Estadio “Alejandro Serrano Aguilar-.

Será en este trayecto que la aeronave experimenta un primer impacto contra la copa de árboles que terminan cortadas bruscamente, sobreviniendo un segundo golpe que, por la consistencia y grosor de los árboles de eucalipto, desprendió una de sus alas, ocasionando la inclinación de la nave hacia el lado izquierdo y posterior clavado contra dos cercas de piedra que delimitaban propiedades del sector (Quintas de la familia Izquierdo e Hinojoza). El lugar del impacto corresponde a la actual instalación de Supermaxi “El Vergel”; sector conocido para entonces como “El Ejido”.

Sobrevendría la explosión e incendio, que provocó la casi totalidad de víctimas fatales. Los árboles entre los cuales quedó la nave, facilitaron para que el flagelo tome proporciones emanándose densas nubes de humo gris, debido a que el fuego fundió el revestimiento metálico del avión.

INSTITUCIONES DE SOCORRO AL RESCATE Y SALVAMENTO:

El Cuerpo de Bomberos Voluntarios de reciente creación -octubre de 1945-, muy poco hizo ante la magnitud de las llamas, que tomaban cuerpo frente a una dotación de extintores que resultaron insuficientes. Junto a Ejército y Policía, se buscó abrir boquetes a “fuerza de hacha” para ingresar a un salón de la nave, que mantenía conflictiva posición por el hacinamiento de carga y materiales acumulados hacia un solo lado del bimotor. Las acciones de rescate y salvamento se extendieron hasta las diecisiete horas, comprobándose el fallecimiento de treinta y dos ocupantes, cuyos cuerpos fueron trasladados al denominado “Anfiteatro Anatómico de la Escuela de Medicina” para su identificación. Ariolfo y Yolanda Chabla, fueron los únicos sobrevivientes.

El reconocimiento posterior estableció que, a más del equipaje de sus ocupantes, existían entre la carga repuestos de vehículos y considerable número de llantas.

Versión del sobreviviente Rosendo Chabla:

“…El avión se aprestaba a tomar tierra … más sin que se sepa el motivo, volvimos a elevarnos para sentir poco tiempo después un golpe que sacudió a la nave y alarmó a todos los pasajeros. Luego se sintió otro golpe más fuerte … Sintiendo que la máquina se había clavado ya en tierra, lo que produjo momentos de confusión; yo no pensaba más que en mi sobrina a la que tome en brazos para calmar su llanto…”.


Capitán Carlos Baquero González (oriundo de Latacunga) residió durante 22 años en Cuenca. Jugó papel protagónico en la revolución juliana que derrocó a Gonzalo Córdova Rivera -9 de julio 1925-. De estirpe militar, su Padre Coronel Emilio Baquero, fue combatiente en Huigra, Naranjito, Yaguiachi.   

NÓMINA DE TRIPULACIÓN Y PASAJEROS:

TRIPULACIÓN: CAPITÁN DARWIN RUDOLF DAY JUNIOR (33 años), combatió en Europa durante la segunda guerra mundial; CAPITÁN CHARLES WAYNE MILLER (32 años) -miembro de la gran logia de East Missouri, en el grado 32-, fallece con su primogénito CHARLES MILLER MILLER JR. (14 años) quien llegó al Ecuador 15 días antes y acompañaba a su Padre para conocer la ciudad. MANUEL ESPAÑA MEJÍA (34 años). FAUSTO GARCÍA TAMAYO (23 años). ÁNGEL PALACIOS OÑATE (27 años). MARTINIANO PECHECO (31 años). IGNACIO CEVALLOS JIMÉNEZ (25 años). PASAJEROS: CAPITÁN DEL EJÉRCITO CARLOS BAQUERO GONZÁLEZ. (54 años), militar en servicio pasivo, fallece junto a su esposa JULIA VIRGINIA POLO TORAL (41 años) y 5 hijos: BEATRIZ (19 años), REBECA (17 años), CARLOS (16 años), CLAUDIO (11 años), EDGAR Baquero Polo (9 años). ASPACIA POLO TORAL (45 años). FRANCISCO MARTÍNEZ PAREDES (16 años), alumno del Colegio San Ignacio de Loyola, estaba para ingresar al Seminario de los Jesuitas. ALFREDO BASTIDAS NARANJO (25 años) y ENMA RUEDA DE BASTIDAS (23) recién casados que venían de luna de miel a Cuenca. LEONOR SERRANO URGILÉS (14 años). JOSÉ ORAMAS GONZÁLEZ (32 años) ex Diputado y abogado, secretario de la Universidad de Cuenca. MERCEDES GONZÁLEZ DE ORAMAS (64 años). ABDÓN GALARZA CONTRERAS (35 años). ERNESTO LÓPEZ ZEA (25 años). TOMÁS MORALES RODIL (39 años). ANA MARÍA ZEAS QUESADA (18 años). JOSÉ HERRERA DELGADO (28 años). RODOLFO DÍAZ ÁVILA (31 años). ARTURO ESCALA (32 años) Capitán del Ejército. JULIO LLERENA GARZÓN (29 años) médico. ELSA EUGENIA TRUJILLO CORREA (14 años) alumna notable de la Escuela “3 de Noviembre” por cuyos méritos, el Obispo Daniel Hermida le concedió una beca para estudiar en el Normal Salesiano de Quito, de donde retornaba luego de rendir examen de evaluación. ROSENDO CHABLA MOLINA (55 años) y sobrina GLADIS YOLANDA CHABLA (4 años), únicos sobrevivientes.

La indemnización cubierta por un seguro fue: USD $ 20.000,00 para deudos de piloto y copiloto; y, USD $ 5.000,00 para los deudos de tripulación y pasajeros.


Junio de 1946, la que sería última imagen fotográfica de la familia Baquero-Polo, en su hacienda de Quingeo-Azuay. Constan: Carlos Baquero González, Julia Polo de Baquero; Beatriz, Rebeca, Carlos, Claudio y Edgar Baquero Polo, y otros.

LA FAMILIA BAQUERO-POLO

Fallecen todos los miembros de la familia Baquero-Polo, quienes retornaban de un periodo vacacional en Salinas. Su deceso llevó a un posterior y controvertido juicio de sucesión de bienes entre la familia Baquero y familia Polo. La familia Baquero argumentó-con su defensor doctor Andrés F. Córdova- que, entre la pareja, el último en fallecer fue el Capitán Baquero por su condición de militar y hombre fuerte, pidiendo se considere aquello en el orden de sucesión. Luego de amplios y contrapuestos argumentos, se aplicó el contenido del artículo 76 de Código Civil vigente a la fecha –puntualizaba que, si dos o más personas perecen en un mismo acontecimiento de magnitud, se considerará que todos perecieron en el mismo momento-. Fue ésta la tesis que planteó la familia Polo, a través de su defensor, doctor César Fernández Márquez.

Con tres días de duelo nacional, el Presidente Velasco Ibarra, expresó:

“…Quito, julio 17. Del Gabinete a diario “El Mercurio”. Cuenca. Ruego expresar ante el público de la Ilustre ciudad de Cuenca, mi profunda aflicción por el gravísimo Accidente de Andesa, …. El Gobierno de la República siente con toda intensidad el grave dolor de los cuencanos…”.


Avión “Ecuador” que llegó a Cuenca el 22 de julio de 1932 cuando se inició el primer vuelo de circunvalación con la ruta Latacunga-Cuenca-Loja-Guayaquil-Salinas-Manta-Quito. En la gráfica su Piloto, Capitán Cosme Rennella.

CRONOLOGIA HISTÓRICA DE ACCIDENTES AVIATORIOS EN LA RUTA A CUENCA

Manteniendo rígida influencia italiana, la aeronavegación formal en el Ecuador arranca con la creación de la primera escuela de aviación en Durán-Guayaquil Decreto de la Asamblea Nacional del 27 de octubre de 1920-. A partir de 1940 (inicios de la Segunda Guerra Mundial), entra en vigencia el acuerdo aeronáutico de préstamos y arriendos suscrito entre Ecuador y la U.S. Army Air Corps (USAAC) de los Estados Unidos.

Entre 1932 y 1934, los vuelos esporádicos que llegaban a Cuenca aterrizaban en el Tablón de Machángara, para luego hacerlo en la actual pista inaugurada formalmente el 25 de abril de 1941.

Accidentes aviatorios en la ruta Cuenca:

  • 20 de noviembre de 1924. Intentándose repetir la hazaña de Elia Liut (aterrizaje del 4 de noviembre de 1920), llega a Cuenca el BIPLANO MACCHI HANRIOT (Piloteado por el capitán Cosme Rennella). Al descender y tocar pista en Jericó-Narancay, una fuerte correntada provocó su impacto, que destrozó sus alas. No causó víctimas.
  • 2 de noviembre de 1938. Decolan desde el Aedrónomo “El Cóndor” (Durán-Guayaquil) con dirección a Cuenca, siete aviones para engalanar sus fiestas. El mal tiempo obligó su dispersión y retorno a Guayaquil excepto el RO-37-N. 16-4 que se estrelló contra el páramo de Soldados-Retamaloma-Cañar. Fallecen los capitanes Carlos Cabezas y Gonzalo Gallo.
  • 17 de julio de 1946 (11h45). El CURTISSDE ANDESA sale desde Guayaquil y se estrella en El Ejido-Cuenca. 32 víctimas.
  • 15 de junio de 1947. El Falcón 38 de la Fuerza Aérea Ecuatoriana sale desde Cuenca a Guayaquil y debido al mal tiempo, se estrella en el cerro “Torres-Loma-Chiquintad-Cuenca”. Fallece el Tnte. Simón Ricaurte Velasco, Piloto; y, Crnel. Víctor Balseca Núñez, Comandante de la 2da. División Militar-Guayaquil.
  • 15 de agosto de 1976. El VICKERS-VISCOUNT785D, Saeta, desaparece en la ruta Quito-Cuenca. El 17 de octubre de 2002 es encontrado en el Chimborazo. 59 víctimas.
  • 4 de septiembre de 1977, El VICKERS-VISCOUNT764D, San, siguiendo la ruta Guayaquil-Cuenca se estrella en Zhadán, cerca de Cuenca. 33 víctimas.
  • 29 de diciembre de 1977, El VICKERS-VISCOUNT 764D, San, siguiendo la ruta Guayaquil-Cuenca se estrella en el cerro Cochahuayco-MolobogCañar. 24 víctimas.
  • 23 de abril de 1979, El VICKERS-VISCOUNT 785D Saeta, desaparece en la ruta Quito-Cuenca, para años más tarde ser encontrado enPastaza. 57 víctimas.
  • 11 de julio de 1983 (07h40), BOEING 737.2V2 HC-BIG Tame, siguiendo la ruta Quito-Cuenca, se estrella contra un pequeño cerro en la parroquia Ricaurte-Cuenca. 119 víctimas.
  • 24 de marzo de 2006, la AVIONETA CESSNA 208B GRAND CARAVAN Atesa, poco después de despegar del aeropuerto Mariscal La Mar, con dirección a Macas, cae sobre parte de las instalaciones de la fábrica ERCO. 5 víctimas.

Central de radio del “Campo de Aviación” de Cuenca, hoy aeropuerto “Mariscal La Mar”. Entre 1932 y 1934, los esporádicos vuelos aterrizaban en el Tablón-Machángara, para luego hacerlo en la actual pista inaugurada el 25 de abril de 1941. (FOTO archivo D.F.R.M.)

EL ESCENARIO A 75 AÑOS DEL ACCIDENTE ANDESA

Cuenca mantiene un crecimiento ordenado, armónico y acogedor, cuya arquitectura urbanística contrasta con sutileza lo colonial -casco central- y la modernidad de las zonas bajas y periféricas (nuevos edificios); así lo corroboran los múltiples edificios levantados en el amplio sector, en donde hace 75 años se impactó el bimotor de Andesa. Pero será ese mismo crecimiento urbanístico ordenado y armónico, el que actualmente exige a ciudades progresistas y modernas exteriorizar confianza, seguridad y confort, sustentadas sobre la base de la prevención y seguridad, que parecería no visualizarse con la permanencia de un aeropuerto cuyo actual escenario, a diferencia del narrado en las fechas del suceso, hoy se encuentra rodeado de imponentes edificaciones y hasta una amplia y extensa zona industrial aledaña.

Tendremos entonces que seguir esperando que autoridades locales den los primeros pasos, que permitan viabilizar la reubicación del aeropuerto de Cuenca o tendremos que esperar otro lamentable accidente, con repercusiones mucho mayores para recién allí hacerlo.

Salir de la versión móvil