Maestros de Cuenca se desangran y radicalizan protesta de respaldo a la Ley de Educación

Un grupo de maestros se desangró en las puertas de la Gobernación del Azuay. Jorge Isaac Peña/El Mercurio
intext

Seis docentes que permanencen en huelga de hambre en Cuenca decidieron radicalizar su protesta con el fin de exigir a la Corte Constitucional una resolución favorable sobre la vigencia de la Ley de Educación Intercultural.

En la puerta de la Gobernación del Azuay y con asistencia del personal de la Cruz Roja, los seis docentes se desangraron. La medida es simbólica y no puso en riesgo su vida.

«Hemos hecho el esfuerzo necesario para el diálogo… necesitamos conversar con el presidente de la República, sin embargo el 2 de junio pedimos audiencia al presidente y en vez de darnos audiencia, el presidente archivó el oficio, negándonos la posibilidad de conversar con él», expresó Bolívar Izquierdo, presidente de la Unión Nacional de Educadores del Azuay (UNE).

Sobre la decisión de desangrarse, «no es la decisión más idónea, ni las que queremos tomar», dijo Izquierdo, pero aseguró que es necesario para ser escuchados. Anunció que las medidas se radicalizarán. «Mañana será el encadenamiento y luego, si es que es necesario hacerlo, comenzaremos con la huelga nacional, el cierre de vías…»

Mientras tanto, en las instalaciones de la UNE del Azuay, los otros docentes mantienen la huelga de hambre. Del grupo, una mujer tuvo una descompensación la noche del martes, recibió atención y se mantiene en la protesta.

publicidad
Los maestros llevan más de una semana en huelga de hambre en Cuenca. Adriana Velez/El Mercurio

Los maestros temen que la Corte declare inconstitucional las reformas a la Ley de Educación, que aprobó la anterior Asamblea Nacional y el expresidente Lenin Moreno publicó en el registro oficial el 10 de abril del 2021.

En las reformas, destaca la creación de una nueva escala de remuneración de los docentes, la reducción de los años de servicio necesarios para la jubilación, la recategorización directa, la eliminación del examen Ser Bachiller y el retorno de las instituciones militares y policiales a sus dueños originales.