Con 60 cámaras, en Cuenca se monitorea la vida de los animales silvestres

Este es uno de los tapires registrados por las cámaras trampa del Municipio de Cuenca. Cortesía
Publicidad

Animales como osos de anteojos, tapires, pumas, tigrillos, cusumbos, yamalas, lobos de páramo, pudúes, cuchuchos, guatusas, puercos espín, guantas, coatís, jaguares, entre otros, han sido captados por cámaras trampa en Cuenca.


Estos equipos de filmación son de la Empresa de Telecomunicaciones, Agua Potable y Alcantarillado (ETAPA EP), del Municipio de Cuenca. Son unos 60 y están instalados en varias zonas del territorio cuencano.


Francisco Sánchez, biólogo y titular de la Subgerencia de Gestión Ambiental de ETAPA EP, es quien está a cargo de este programa de monitoreo de fauna, cuyo objetivo es la protección de especies animales y el cuidado de la naturaleza.


Este plan comenzó en 2010 con el fin de monitorear mamíferos en los bosques y páramos en el Macizo del Cajas, con el propósito de medir y evaluar los estados de los ecosistemas como un indicador de calidad de hábitat.


“Un ecosistema que alberga a especies de flora y fauna de manera integral dentro de la cadena trófica es un ecosistema saludable y este provee servicios ecosistémicos: aire, agua y otros recursos…”, dijo Sánchez.

publicidad


Y agregó: “… se empezó a encontrar una gran cantidad de especies, que por medios bibliográficos se conocía de su existencia… Cada revisión nos iba mostrando un número de especies y la cantidad de individuos (…)”.

Este es uno de los osos de anteojos captado por las cámaras trampa de ETAPA EP, del Municipio de Cuenca. Cortesía

Tapir andino

Indicó que una de las novedades fue encontrarse con el tapir andino, que es una especie de mamífero terrestre, que en sus categorías de conservación está catalogada como: en peligro crítico de extinción.


“Es el mamífero terrestre más amenazado del continente. Desapareció de los flancos occidentales de la Cordillera de los Andes en toda su área de distribución desde los Andes Colombianos hasta el norte de los Andes Peruanos…”, detalló.


Acotó: “en el lado accidental ya no hay registros desde hace unos 100 años, el último dato fue de una localidad que se llama Frontino, en Antioquia, Colombia, y no se lo ha vuelto a registrar a pesar de los esfuerzos (…)”.


Con las cámaras trampa de ETAPA EP se pudo conocer que el único lugar que queda con esta especie hacia el lado occidental de Los Andes, es la parroquia Molleturo, en Cuenca.


Desde 2013 se ha registrado una población de 43 tapires, que se los ha encontrado en 14 localidades. Esto representa una gran responsabilidad para las autoridades ambientales en términos de conservación.


Sánchez cree que el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica debe implementar corredores biológicos para proteger a esta y las otras 26 especies de mamíferos terrestres (mediados y grandes) registrados por las cámaras trampa.

Este puma quedó registrado en una cámara trampa. Cortesía

Localidades

ETAPA EP ha estudiado con estos dispositivos hasta la fecha 48 localidades en Cuenca, que comprenden un área de casi 60.000 hectáreas (ha), que son en su mayoría bosques y páramos.


Asimismo, Sánchez señaló que con estos equipos han logrado registrar una población de unos ocho osos de anteojos, cuya ubicación se mantiene en reserva, en un bosque bien conservado de unas 600 ha.

Allí hay un oso macho y adulto, de unos 20 años, y muy grande, que los investigadores lo han bautizado como Américo. También hay dos hembras llamadas Kuya y Chakmay.

Las cámaras de ETAPA EP también han grabado: añas (conepatus semistriatus); guantas de monte (cuniculus taczanowskii) y armadillos de nueve bandas (dasypus novemcinctus).

Igualmente: zarigüellas andinas de orejas blancas (didelphis pernigra), sacha perros (eira barbara), chucurillos (mustela frenata), andasolos (nasua narica), cuchuchos Andino (nasuella olivacea) y ardillas de cola roja (sciurus granatensis).

Un pequeño tigrillo también ha sido registrado por las cámaras trampa. Cortesía

Protección

Juan Carlos Briones, ingeniero en medio ambiente e investigador de especies en peligro de extensión, considera que es necesario crear corredores biológicos y rutas de cuidado ambiental.


“Hay que establecer y planificar corredores biológicos, dado que en Cuenca algunos de los animales localizados están en zonas que no son protegidas, incluso pasan por terrenos privados, lo que es un riesgo latente…”, afirmó.


“Es urgente que se haga esto como una acción para proteger a estos animales, pues tener especies en peligro de extensión en un territorio significa una gran responsabilidad para quienes hacen ese territorio…”, expresó.


Carlos Galarza, arquitecto e investigador de planificación, recordó que en Cuenca hay Areas de Conservación y Uso Sustentable, denominadas como ACUS, que sirven para proteger fuentes hídricas y ecosistemas.


El fundamento jurídico de esto está en la Ordenanza para la Protección de Fuentes Hídricas, el Aire Puro y la Biodiversidad, aprobada por el Concejo Cantonal de Cuenca en enero de este año.


“Con esta ordenanza se deben establecer zonas donde se prohíba toda intervención del hombre para de esa manera proteger a los animalitos que están en peligro…”, manifestó.

Este lobo es uno de los animales captados por las cámaras de ETAPA. Cortesía


Más detalles

La Empresa de Telecomunicaciones, Agua Potable y Alcantarillado (ETAPA ) inició un proyecto de monitoreo de especies animales en el año 2010, con la adquisición de 20 cámaras trampa.

Con cámaras trampa la Empresa de Telecomunicaciones, Agua Potable y Alcantarillado (ETAPA ) ha logrado registrar varias especies de animales en peligro de extinción.

Animales como osos de anteojos, tapir andino, cuchuchos, guantas, guatusas, armadillos, yamalas, entre otros, son las encargados de dispersar las semillas de los frutos de los que se alimentan dentro de los bosques.

Para su programa de monitoreo de mamíferos la Empresa de Telecomunicaciones, Agua Potable y Alcantarillado (ETAPA EP) tiene la participación de los biólogos especialistas. (I)