Nuevo escándalo envuelve a la Asamblea

Fernando Villavicencio, presidente de la Comisión.
Publicidad

Los casos de corrupción están a la orden del día en la Asamblea Nacional. Esta vez se trata de una supuesta coima que habría sido solicitada al propietario de las máquinas dispensadoras de snacks, refrescos y café, ubicadas en la planta baja del Palacio Legislativo.

El asambleísta Fernando Villavicencio, presidente de la Comisión de Fiscalización, informó que a sus manos llegó una denuncia por parte de Pablo Sotomayor, administrador de dichas máquinas, a quien se le habría solicitado el 7,5 % de sus ganancias mensuales, que ascienden a USD 2.000.

Según el denunciante, una funcionaria, a la que no identificó, le abordó al ingreso de las instalaciones de la Asamblea para informarle que se haría ganador del nuevo concurso siempre y cuando realice el aporte solicitado.

Sin embargo, dicha persona habría cometido un error, pues la información debía ser transmitida a quien concursaba en el nuevo proceso de contratación y no a Sotomayor, quien informó lo sucedido al Villavicencio.

Villavicencio informó sobre el particular al asesor de Guadalupe Llori, presidenta de la Asamblea, Julio César Sarango, y a la exadministradora general, Gloria Larenas, quien ya no podrá hacer seguimiento al tema, pues formó parte de los 21 funcionarios desvinculados por Llori tras hacerse público un contrato por USD 100 mil para la realización de eventos en la institución. (ASM)-(I)

publicidad