La ciudadanía relaciona la subida de precios de productos con el alza de combustibles

Compradores y comerciantes se encuentran preocupados por los precios de productos.

Varias personas acudieron ayer a la Feria Libre para abastecerse. Xavier Caivinagua/El Mercurio
Publicidad

El aumento gradual en el precio de combustibles ha generado malestar en algunas personas, quienes sienten que los productos han subido por causa de dicha medida.

Diario El Mercurio realizó un recorrido en la Feria Libre, en donde recogió criterios sobre esta situación.

Walter Mera descargaba naranjas a tempranas horas de un camión. El comerciante cuenta que trae los cítricos desde Poza Honda-Manabí.

Realiza tres viajes a la semana. Por este motivo sostiene que el incremento del diésel afecta a todos, especialmente al consumidor final. “La gente cosecha naranja de los árboles y barquean (llevan el producto) al transporte pesado en autos pequeños a gasolina. Desde ahí prácticamente se empieza a incrementar el costo…”.

Mera acota que “el alza de combustible no afecta unos pocos centavitos, como dice el Gobierno, ya que también han aumentado los precios de aceites (minerales) y llantas. Prácticamente es una cadena, sube la gasolina, sube todo”.

publicidad

Así, citó como ejemplo que actualmente vende 100 naranjas en 4,50 dólares, antes costaba 4. “Hay que ir subiendo (el precio) porque todo genera gastos”.

Alexandra Campoverde, comerciante de frutas, coincide que “el alza de combustible afecta directamente los bolsillos de los ecuatorianos, sin embargo, no podemos subir los precios porque la gente ya no nos compraría y nuestros productos se dañarían”.

En este sentido detalla que se ha mantenido el precio de 20 naranjas por un dólar, y 25 mandarinas por el mismo valor. “Si estos productos llegan a subir los próximos días es porque ya empiezan a escasear, se está terminando la temporada”.

La comerciante cree que se debe congelar el precio del combustible. “Todos nos vemos perjudicados porque prácticamente la transportación mueve la economía”.

Elisa Pala trae desde Riobamba arveja, fréjol, choclo, zanahoria. Para transportar estos productos alquila fletes, cuyos costos han aumentado, asegura.

“Está mal que cada mes aumenten los precios de los combustibles porque directa o indirectamente sube todo. (Sin embargo) Nuestro producto está al mismo precio, a veces trabajamos a pérdida”.

En donde los precios si han subido es en las tiendas, opina. “Un aceite de dos litros que valía 5,40 dólares ahora está en 8,50”.

El sentir de los compradores

Entre los pocos compradores que se evidenció este miércoles en la Feria Libre -a comparación de otros días- se encontraba José Chávez, quien sostiene que los precios de los productos han ido subiendo gradualmente con el alza del combustible. “La vida se ha encarecido estos últimos meses; me parece que se debe rever esta medida que se tomó en el Gobierno anterior, pues pienso que hay otras formas de solventar estos gastos”.

El padre de familia reflexiona que “hoy en día ya no hay como comprar como antes, ahora cinco dólares no es nada, todo está caro…”.

Tania Heras, ama de casa, también está inconforme con los precios de los productos. “Coincidencia o no, todo sube cuando se anuncia el incremento de los combustibles, por lo que debemos ir buscando en donde está más baratito, siempre comparando precios, porque el dinero ya no alcanza…”

“…Cada vez nos toca llevar menos a casa, ya que por ejemplo si antes compraba 40 naranjas ahora solo compro 20”, añade.

Recorriendo la Feria Libre en busca de lo más económico también se encontraba Luis López. “Usted viene a comprar con 20 dólares y no lleva nada. Con el alza de la gasolina y el diésel prácticamente sube todo”.

“Creo que el sentir de la mayoría de ecuatorianos es que los combustibles ya no sigan subiendo, que se mantengan como están actualmente porque se ha encarecido la vida, el pueblo ya no puede más”.

El padre de familia dice que esta medida también le afecta en su trabajo de comerciante. “Entrego zapatos en varios locales de Loja. Antes viajaba con 15 dólares, ahora tengo que tanquear con el doble y a mí nadie me sube el precio de mis productos, al contrario, me dicen: rebájeme porque ya no se vende nada…Todo está por los aires”.

Otras causas

Ismael Barahona, administrador de Mega Santa Cecilia, comparte que el alza de combustibles también les afecta, pues entre otros servicios realizan entregas a domicilios y a clientes mayoristas con 10 camiones repartidores que disponen. “Realmente creemos que el sector del transporte no está siendo beneficiado. Los proveedores de igual manera han ido ajustando de a poco los precios”.

En este sentido señala que en los últimos cuatro meses se han venido incrementando los precios de ciertos productos. “El caso más notorio es el aceite, ellos como productores dan otros justificativos relacionados con el tema de sembríos y plantaciones…Otros proveedores nos indican que el transporte marítimo está sumamente costoso, y cuando hay incremento de un proveedor, todos los productos empiezan a subir, es como una cadena”.

En el caso de los productos de primera necesidad como arroz y azúcar sostiene que en estas tiendas no han subido de precio porque son distribuidores directos. “Los precios se han mantenido, incluso han bajado por la sobreproducción”.

Con el objetivo de que el consumidor final no se vea “tan afectado”, Mega Santa Cecilia viene realizando promociones y descuentos, destaca Barahona. “Hay que ser optimistas y esperar que el Gobierno tome las mejores decisiones en beneficio de todos”. (I)