Profesores piden se les permita construir en los Trigales Altos

109.426,98 metros cuadrados (m²) tiene el terreno de la cooperativa del Frente de Reivindicación del Magisterio del Azuay. XCA
Publicidad

Los socios de la cooperativa de vivienda Frente de Reivindicación del Magisterio del Azuay (FRMA) piden al Municipio de Cuenca que les permita construir casas en un terreno que tienen en Los Trigales Altos.

Según José Tacuri, presidente del FRMA, en septiembre del 2001 adquirieron este predio para la construcción de viviendas de carácter social, pero hasta ahora no han recibido el permiso municipal para hacerlo.

Y es que el Municipio de Cuenca no permite que allí se levanten inmuebles, con el argumento de que se trata de una zona que presenta deslizamientos e inestabilidad de suelos.

El FRMA para demostrar que este sitio es apto para hacer casas, contrató a Guillermo Vélez, ingeniero y profesional experimentado en esta área, para que haga un estudio.

Se le encargó “que elabore un informe de evaluación geotécnica; en el mismo señala que el predio es apto para vivienda, incluso hay sectores propicios para vivienda en altura…” de acuerdo con Tacuri.

publicidad

Vivienda

“En el transcurso de estos 16 años los socios de la cooperativa han tenido que esperar pacientemente las decisiones municipales para hacer realidad el derecho constitucional de acceso a una vivienda…”, a decir del dirigente.

Agregó: “sin embargo, las acciones y resoluciones que el Municipio de Cuenca ha tomado, han estado orientadas a impedir la construcción de nuestra urbanización”.

En diciembre del 2004 el Concejo Cantonal de Cuenca suspendió toda intervención urbanística en el sector con el propósito de hacer estudios de geología, geofísica, geotecnia e ingeniería.

En octubre del 2005 la municipalidad contrató a Tecnosuelos, una empresa de Quito, para que haga estudios de perforaciones y resistividad en la ciudadela Los Trigales Altos y zonas aledañas.

Dicho estudio concluyó que se pueden construir viviendas en el predio de FRMA siempre y cuando se condicione la construcción por medio de una serie de medidas para evitar problemas futuros.

Finalmente, el FRMA recibió la autorización para utilizar solamente una parte del terreno, pues el resto está considerado como inestable y por lo tanto está identificado como no adecuado para hacer casas.

Municipio

Juan Carlos Rodríguez, titular de Control Urbano, de la municipalidad, indicó que el concejo cantonal en 2013 aprobó el proyecto de planificación de El Tablón de Patamarca, donde está el predio del FRMA.

Indicó que el terreno del FRMA tiene aproximadamente 109.426,98 metros cuadrados (m²) y que en este sector están establecidas zonas en las que no se puede construir por limitaciones geológicas y de deslizamientos.

“El predio de la cooperativa (FRMA) se encuentra emplazado en un sector que dentro del plan de Patamarca se conoce como área no urbanizable…”, detalló el funcionario.

De acuerdo con Rodríguez, de los 109.426,98 m² se pueden usar 30.900, pues en el resto existe afecciones por deslizamientos, márgenes de quebradas y pendientes mayores al 30%.

“En ningún momento la administración municipal está coartando el derecho primero a la propiedad, y segundo no estamos coartando el derecho que ellos tienen a la vivienda…”, puntualizó. (CSM)-(I)

MAPAS DE RIESGOS

Para Juan Pablo Fajardo, ingeniero civil e investigador en gestión de riesgos, en Cuenca es necesario actualizar el mapa de inestabilidad de suelos de Cuenca, que fue hecho entre 1998 y 2000.

En esta ciudad se han identificado fallas geológicas que afectan a 10 de las 15 parroquiales rurales: Sinincay, Nulti, Sidcay, Llacao, Molleturo, Baños, Quingeo, Paccha, Octavio Cordero y Ricaurte.

En 1998 la Red Sísmica del Austro (RSA) hizo un mapa de riesgos de Cuenca, en el que se identificaron un total de 27 zonas críticas, que están en el área urbana y rural.

Para Fajardo la municipalidad tiene que hacer un estudio a profundidad de los sitios considerados con riesgo de deslizamiento para prohibir determinadas actividades en los mismos.