Humberto Polo: Un examen de próstata puede salvar su vida

La detección temprana es fundamental para evitar una enfermedad avanzada.

Humberto Polo, doctor de la clínica Santa Ana, tiene mucha experiencia, incluso fue profesor de la Universidad Católica durante 12 años. José Mosquera/El Mercurio
Publicidad

El Día Mundial de Lucha contra el Cáncer de Próstata se conmemora hoy con una serie de eventos.

En este contexto, el doctor Humberto Polo, quien presta sus servicios en la clínica Santa Ana, habló sobre dicha enfermedad y las incidencias que tiene a nivel local y mundial. A continuación sus reacciones:

.- ¿Cómo ha ido evolucionado el tratamiento del cáncer de próstata?

Empezamos haciendo urología oncológica por la necesidad que había de tratar el cáncer urológico que implica riñones, próstata, testículos y vejiga de una manera particular.

Los oncólogos generales anteriormente trataban todo estos, hasta que en 1996 fundamos el primer servicio de urología oncológica en SOLCA Cuenca.

publicidad

Iniciamos a trabajar con un equipo de primera generación, se hicieron muy buenas adquisiciones, se mejoró tecnológicamente, con la idea de difundir más frecuentemente esta enfermedad, considerando que es el segundo cáncer más importante en los hombres después del de piel.

.- ¿Cuál fue la aceptación?

Nosotros empezamos como único servicio, la demanda fue alta, tuvimos una gran casuística porque había gente de Quito, Guayaquil, etc. Teníamos un acelerador lineal y empezamos a realizar las cirugías radicales para cáncer de próstata.

En SOLCA pasé 14 años, y abrimos una puerta para nuevos urólogos, oncólogos.

.- ¿Cómo afecta el cáncer el próstata?

Es una enfermedad que afecta al hombre en su mejor etapa de vida, que es entre los 50 a 65 años, cuando puede entrar a disfrutar de todos los años que ha trabajado.

Todos los días vemos dolor en los pacientes y familias, afectando su situación económica; familiar; sexual; sentimental y personal porque está enfermo y tiene que someterse a cirugías, radioterapia, quimioterapia…

Afecta su poder productivo porque es una enfermedad que puede causar la muerte. Esa es la realidad del cáncer de próstata.

.- ¿Cuál es la incidencia?

Las estadísticas son alarmantes y se pueden evidenciar en diferentes guías que están actualizadas y disponibles en Internet.

Así, por ejemplo, 1,4 millones de hombres son pronosticados cada año en el mundo con cáncer de próstata. Además, solamente en Estados Unidos se diagnostica 230.000 personas al año. De los cuales mueren 33.000.

En Cuenca, las últimas estadísticas fueron del 2009. Nosotros tenemos una incidencia anual del 39,33% de nuevos casos por cada 100.000 habitantes. Cuando salí de SOLCA teníamos 2.000 pacientes diagnosticados y tratados de cáncer de próstata, solo en el hospital de Cuenca.

.- ¿Es prevenible el cáncer de próstata?

No hay ninguna medicación que prevenga el cáncer. Hay algunos medicamentos que aparentemente pueden bajar su incidencia, pero absolutamente nada conocido.

Nosotros sabemos ahora que tenemos un cáncer que muta, es igual que el cáncer de mama, en donde se encuentra el gen BRCA2, que también se encuentra en el cáncer de próstata, lo que provoca que no haya curación.

.- ¿Por qué se origina? ¿Cuáles son las causas?

No hay como prevenir el cáncer de próstata, pero si hay como entenderlo. Cerca del 15% aproximadamente de estos casos son hereditarios, genéticos puros, pero sabemos que los genes mutan permanentemente y probablemente tengamos muchas familias en Cuenca que tienen esta enfermedad sin siquiera saberlo.

.- ¿Se puede detectar y tratar oportunamente el cáncer de próstata?

El Día Mundial del Cáncer de Próstata debería ser tan importante con otras conmemoraciones, pero lamentablemente nos vamos olvidando de esta fecha.

Por tal razón, ahora venimos promocionado el lema: Un examen de próstata puede salvarle la vida…hay diferentes opciones hoy en día, somos como 35 urólogos en Cuenca.

.- ¿Cuáles son los procedimientos que realizan para diagnosticar a los pacientes?

La gente tiene que estar consciente de que examinar su próstata le puede salvar la vida o también hacerse una prueba de sangre que se llama antígeno prostático específico o PSA, que es un marcador tumoral que nos ayuda a diagnosticar tempranamente y tiene de 0 a 4 nanogramos como normales, y cuando sobrepasan estos valores nos hace sospechar que hay un cáncer, pero si se tiene una lectura de bajo riesgo, puede entrar solamente en proceso de vigilancia.

Ahí viene el tacto rectal, las ecografías, la resonancia magnética que se utiliza ahora para encontrar lesiones y curar a los pacientes.

Esas son las formas de diagnóstico que la gente debe aceptar después de los 50 años de edad, pero si tiene una historia familiar de cáncer de próstata aún más temprano, a los 40-45 años. Tiene que acudir al urólogo cada año.

.- ¿Cree que persiste cierta resistencia de realizarse el examen de próstata?

Las personas deben hacer un examen, valorar su vida; entender que el tacto rectal no es un chiste.

Muchas personas equivocadamente se quieren realizar solamente un PSA para evitar este diagnóstico, pero estos dos son exámenes complementarios.

Por eso siempre digo que no le tengan miedo al tacto, es un examen médico no es una agresión sexual.

.- ¿Cuál es el tratamiento en estos casos?

El tratamiento tiene dos grandes grupos: pacientes con enfermedad localizada y avanzada.

Tenemos dos alternativas, aunque existen más de 10, una de ellas la cirugía radical, que tiene una sobrevida mayor a 10-15 años e implica sacar completamente la próstata, ganglios, vesículas seminales…Al realizar este procedimiento se evita la incontinencia porque se puede lastimar el Esfínter, pero mucho dependerá de la experiencia del urólogo.

Los pacientes que operé por primera vez en el país en 1996 están vivos, y uno de ellos inclusive hizo metástasis, así es que hemos logrado hacer del cáncer de próstata una enfermedad crónica.

Otro problema que puede suceder en esta disección es la impotencia sexual porque se pueden ver afectados los nervios, sino hay técnica para preservarlos, pero también dependerá de la edad, pues no es lo mismo operar a un paciente de 68 que a uno de 58, porque se va a recuperar después de un año, y empezará a tomar inmediatamente medicamentos similares al viagra.

Entonces, hay que hacer tres cosas: curar al paciente, dejarle continente y potente, para que regrese a su vida normal.

La otra alternativa es la radiación o radioterapia que llamamos nosotros, que consiste en usar este acelerador lineal para destruir el cáncer. Una buena forma, lamentablemente no tiene la sobrevida de la cirugía, por lo que es usada en pacientes muy selectos, que tienen una expectativa menor de 10 años o tienen mucha morbilidad en someterse a una cirugía. (I)