Ligia Moreira llega de España para dar equilibrio a Ecuador en Copa América

Fotografía de archivo de la jugadora Ligia Moreira (i) de Ecuador disputando el balón con Stewart de Jamaica, durante un partido de los XV Juegos Panamericanos Rio 2007, 12 de julio de 2007, en el estadio Miécimo Da Silva en Río de Janeiro (Brasil). A los 30 años, la defensora central Ligia Moreira es una de las futbolistas de más trayectoria en Ecuador y con la experiencia adquirida en CDE Racing Féminas, de la segunda división española, se ha convertido en el faro de la selección dirigida por la brasileña Emily Lima. EFE/Orlando Barría
Publicidad

A los 30 años, la defensora central Ligia Moreira es una de las futbolistas de más trayectoria en Ecuador y con la experiencia adquirida en CDE Racing Féminas, de la segunda división española, se ha convertido en el faro de la selección dirigida por la brasileña Emily Lima.

La capitana jugó el Mundial de Canadá 2015 y fue la primera ecuatoriana que llegó a la primera división de España, donde militó en Córdoba.

Aunque la Tri femenina aún lamenta la ausencia de su máxima goleadora de todos los tiempos, Madelín Riera, por decisión de la entrenadora Lima, las ecuatorianas llegarán a la Copa América de Colombia con un equipo que mezcla la experiencia de Moreira y la juventud de un grupo muy técnico que ya destaca en clubes locales.

Riera marcó 176 goles en su carrera en la selección pero el grupo espera ahora compensar con trabajo colectivo el desempeño individual de la delantera.

«Esta mezcla es sumamente importante. Los tiempos cambian y siempre llegan nuevas jugadoras. La combinación es bonita, hay muchas experiencias y el grupo que se ha formado es muy fuerte para la Copa América», destacó la defensora Moreira, quien comenzó a jugar a los 12 años y en la actualidad alterna el deporte con el estudio del periodismo.

publicidad

«Tanto las jóvenes como las de experiencia estamos conscientes del trabajo que se debe tener en una selección femenina absoluta. Las chicas ya vienen con un trabajo, con un sueño, con un proceso. Por eso dije que existe un fuerte vínculo entre las chicas», expresó a horas de debutar en Colombia la capitana, quien ya jugó una Copa América.

La Tricolor femenina llegará a la cita de Colombia con pocos amistosos jugados y muchos tropiezos, que han impedido a Emily Lima, la exseleccionadora de Brasil, consolidar su proyecto, que comenzó en 2019.

Lima sucedió en el cargo a Vanessa Arauz, quien logró la clasificación al Mundial de 2015, donde las ecuatorianas no pasaron de la fase de grupos.

La selección ecuatoriana fue emparejada en el Grupo A junto a las de Bolivia, Colombia, Chile y Paraguay.

Será la prueba de fuego para un fútbol que se ha ido abriendo paso con dificultades.

Cuando la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) proyectaba la creación de una Liga femenina a la par de los clubes masculinos de la primera división, la pandemia de la covid-19 echó por la borda el comienzo del torneo a partir de 2020.

De las veintitrés jugadoras que Lima llevará a la Copa América, seis militan en clubes extranjeros.

Además de Moreira, fueron convocadas otras dos defensoras que juegan en España: Kerlly Real del Valencia español y Manoly Baquerizo del Cacereño.

Para la mitad de la cancha la entrenadora brasileña eligió a Giannina Lattanzio del Cittadella Women italiano y Marthina Aguirre del High Point estadounidense.

El poder goleador recaerá sobre la experimentada Karen Flores del Universidad de California estadounidense. EFE