Reubicar ventas informales

Por enésima vez se habla reubicar a los comerciantes informales, cuyos centros de operación son los espacios públicos en los sectores Nueve de Octubre y Feria Libre, en El Arenal.

La informalidad es un problema existente en la mayor parte de las ciudades del mundo. Miles de personas, en algunos casos hasta familias enteras, sobreviven con esta actividad.

Los comerciantes autónomos, como también se los denomina, a base de organización y lucha se han “empoderado” y, por lo tanto, defienden a toda costa su trabajo.

Pero como lo hacen en los espacios públicos, esto contradice totalmente con las ordenanzas municipales.

No ha habido una administración municipal capaz de hacer respetar esas normas. Tampoco implica dejarlos sin sus fuentes de trabajo, sino de darles alternativas viables. 

Algo se ha hecho; pero ha sido poco eficaz. Al contrario, la informalidad ha crecido, en especial en el sector Feria Libre, sobre todo por la migración interna, esto es, la llegada a Cuenca de personas, aun de familias completas, provenientes de otras ciudades, y cuya única alternativa de sobrevivencia es el comercio ambulante.

La Dirección Municipal de Mercados anuncia dos proyectos para la reubicación. Censó a los comerciantes del sector Nueve de Octubre. Con base a esta información se les reubicará en infraestructuras próximas a construirse.

Para el de la Feria Libre, los gremios profesionales y la academia, previa invitación, presentarán propuestas basadas en el interés expresado por los propios comerciantes.

La mejor opción será contratada para diseñar el proyecto de ordenamiento en la zona. Hay un presupuesto estimado en 20 millones de dólares.

Muchos años atrás se hablaba de descongestionar la Feria Libre; es decir, reubicar los distintos tipos de negocios en otros mercados e incluso construir otro en el norte de la ciudad.

Ojalá las propuestas anunciadas se cristalicen. Si no es así, seguirá el desorden en Cuenca.