El invierno deja en mal estado la vía Barabón- Chaucha

Maquinaria del Consejo Provincial trabaja en la reparación de la vía San Joaquín- Chaucha, en el tramo comprendido entre Sústag y Soldados. Armando Suquisupa/El Mercurio

Desmoronamientos de la mesa de rodadura y una gran cantidad de baches y cunetas obstruidas son los principales daños causados por la temporada invernal en la vía San Joaquín- Sodados-Chaucha.

Durante un recorrido desde el Cuenca Tenis y Golf Club hasta Soldados se puede apreciar que en San José de Barabón y en Barabón Grande, sector del dispensario del IESS, la creciente del río Yanuncay destruyó un carril de la angosta vía.

Para advertir el peligro se ha colocado cintas amarillas alrededor de los socavamientos que afectan el carril de ingreso a Cuenca, el único tramo asfaltado de esta vía.

Desde Sústag hacia la parroquia Chaucha la carretera es de lastre, razón por la cual el deterioro es mayor por efectos de la lluvia.

La mayor parte del trazado presenta baches. A tres kilómetros de Soldados hay una afectación mayor, dado que por media vía fluye agua que se desborda de las cunetas taponadas. Asimismo, a un kilómetro antes de llegar al referido poblado hay un desmoronamiento que reduce notablemente el ancho de la calzada.

“Esta vía es muy peligrosa, hay lugares estrechos donde no se puede dar paso a otros carros que se encuentran en la ruta y se corre el riesgo de rodar por la pendiente”, dijo Nicolás Mora, conductor de una camioneta de alquiler que se dirigía a Chaucha.
El ciudadano comentó que el mal estado de la carretera destruye los vehículos, por lo que muchos transportistas no aceptan hacer fletes a esa zona.

En Barabón, la creciente del río Yanuncay destruyó parte de la mesa de rodadura, en el carril de ingreso a Cuenca. Armando Suquisupa/El Mercurio

Trabajos

El Consejo Provincial del Azuay aplica un plan emergente para reparar la vía. Darwin Carpio, inspector de la obra, explicó que para el lastrado se obtiene el material de las minas de Llactón, vía a Jadán, que se caracteriza por ser grueso, y por lo tanto garantiza mayor durabilidad en comparación con el lastre colocado anteriormente.

El funcionario puntualizó que los volquetes deben recorrer 94 kilómetros entre ida y vuelta desde la mina hasta la zona en reparación, algo que impide agilitar el trabajo. Por ello pidió a los conductores manejar con prudencia para evitar desgracias.

Otro inconveniente, según Carpio, está relacionado con la presencia de personas que botan escombros en las cunetas, lo que ocasiona que el agua lluvia corra por la calzada y la destruya.

Cristian Álvarez, director de vialidad de la Prefectura del Azuay, explicó que el tramo desde Sústag hacia la parte occidental es competencia del Consejo Provincial, en tanto que el tramo entre San Joaquín y Sústag está bajo la jurisdicción del Municipio de Cuenca.

Sobre la intervención en el área de su competencia informó que se trabaja con una motoniveladora y un volquete en la limpieza de cunetas, acabado de obras básicas y tendido de material en tramos con baches.

Álvarez indicó que la intervención en esta primera etapa hasta Soldados será de 12 kilómetros, con una inversión de 168.000 dólares, y se ha previsto concluirla en 10 semanas si no hay mayores complicaciones por factores climáticos.

La obstrucción de las cunetas en varios tramos de la vía provoca que el agua fluya por la calzada y cause daños. Armando Suquisupa/El Mercurio

Respecto a los desmoronamientos de la mesa de rodadura sucedidos durante esta época invernal, el funcionario dijo que se estudia la posibilidad de construir muros de escolleras, para lo cual se analiza de dónde obtener las piedras, considerando que los criterios técnicos no recomiendan obtener del río que bordea la vía. Esa intervención, subrayó Álvarez, podría ser motivo de que el caudal aumente la velocidad y cause estragos en épocas de invierno, como las ocurridas recientemente.

Además señaló que luego de unas seis semanas se sumará el equipo caminero que se encuentra en El Carmen de Pujilí, para dar mantenimiento a la vía desde Chaucha hacia Napalé y Soldados.

El funcionario manifestó que debido a la emergencia vial causada por la fuerte temporada invernal, la maquinaria está distribuida en varias parroquias y cantones del Azuay, para atender a la población afectada, lo que impide destinar el suficiente equipo caminero para dar mantenimiento integral a una sola vía.

Álvarez comentó que de acuerdo a la capacidad económica y operativa, durante este año se tiene previsto dar mantenimiento a unos 690 kilómetros de vías de los 4.600 kilómetros de carreteras lastradas que tiene la provincia. (ASQ) (I)