Emurplag no cobraba por uso de corrales para pernoctación de animales

La Emurplag EP debía cobrar por el uso de corrales, en donde los animales pernoctaban antes de ser faenados. PSR
Publicidad

El borrador de un informe de Contraloría General del Estado, que será publicado en las próximas semanas, fue entregado a la Empresa Pública Municipal de Servicios de Rastro y Plazas de Ganado (Emurplag EP) luego de que realice una auditoria a esta institución municipal

Entre otras recomendaciones, la Contraloría expresó que la Emurplag debe cobrar la tasa de uso de corrales para la pernoctación de animales en el camal de Cuenca.

A pesar de que dicho cobro está establecido en una ordenanza vigente desde mayo de 2012, la tasa solo fue cobrada hasta el año 2015, según explicó el gerente de la Emurplag, Johnny Hurtado.

Ayer, se pretendió cobrar la tasa, porque a más de estar estipulado en una ordenanza, las recomendaciones que hace la Contraloría en sus informes deben ser cumplidos de carácter obligatorio. No obstante, las personas que hacen uso del camal se opusieron y protestaron en las afueras de la Emurplag.

Tras la protesta hubo una reunión entre el gerente de la Emurplag y los comerciantes de carnes, quienes dijeron que se había acordado en no cancelar el valor. Por su parte, Hurtado explicó que habían llegado a un consenso para que se cobre la tasa de uso.

publicidad

Del porqué del rechazo de pagar la tasa, los comerciantes explicaron que los corrales no están en buenas condiciones, y que no se puede pagar por algo que ellos consideran que no está bien. Acotaron que la Contraloría ya había inspeccionado en las administraciones anteriores los corrales, y que la institución de control se le había explicado la situación.

Reestructurar el proyecto

En este 2020 se cumplirán ocho años del plan de construir un nuevo centro de faenamiento en Cuenca. En primera instancia, el proyecto fue pensado en un centro regional, pero se registró una serie de problemas, sobre todo por el lugar de emplazamiento y por los estudios realizados para ello, que desembocaron en una demanda, todavía sin resultados.

De hecho, la Contraloría ya elaboró un informe en el 2017 sobre los procesos de contratación y de la ejecución de estudios del proyecto del camal nuevo. Aallí se concluyó que los estudios contratados no fueron justificados, así como el valor erogado: $ 28 400,00.

El gerente de la Emurplag explicó que la manera en cómo fue pensado el proyecto “deberá sufrir cambios” porque debe ser uno de acuerdo a la realidad del cantón. Como primer paso, se analizará una posible reestructuración de lo que ya se tiene, es decir, solo los estudios y el terreno ubicado en Tarqui.

En caso de que no se pueda reestructurar el proyecto, se deberá empezar con uno nuevo. Sin embargo, todo ello llegará cuando la empresa municipal tenga una repuesta de la demanda que realizó a una de las empresas que llevaron a cabo los estudios. Ante esta situación, el 2020 se sumará a otro año sin un centro de faenamiento renovado en la ciudad.

“Hacer el proyecto y la construcción de un centro de faenamiento no se hace en pocos meses. Esto lleva algún tiempo (…) Depende de algunas circunstancias y no se puede definir un tiempo”, dijo Hurtado. (AWM)-(I)