África alerta de que lo que ocurre en India podría también pasar en la región

Habitantes de India despiden a sus familiares fallecidos a causa de la covid-19. EFE

Autoridades africanas y expertos como el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtieron hoy del riesgo de bajar la guardia y de no lograr incrementar la vacunación contra la covid-19 y alertaron de que lo que ocurre en la India podría pasar también en África.

Reunidos de manera virtual en un encuentro organizado por la Unión Africana (UA) para evaluar la respuesta continental a la pandemia, jefes de Estado, ministros y autoridades sanitarias internacionales y regionales coincidieron en la necesidad de no ser «complacientes» y de mantener las medidas de prevención, a la espera de que los países africanos puedan tener un mayor acceso a vacunas.

«Lo que ha pasado en otros sitios puede pasar en nuestra África si bajamos la guardia», advirtió el director general de la OMS (de nacionalidad etíope), en referencia a las potenciales escaladas de casos y situaciones de grave emergencia sanitaria por la aparición de nuevas variantes.

«Lo que observamos en la India puede pasar en nuestro continente», señaló la directora regional de la OMS para África, Matshidiso Moeti.

En este sentido, el director del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de África (África CDC), John Nkengasong, repasó la heterogénea situación entre países -con la mayoría atravesando o preparándose para una tercera ola- y avisó de que, en general, se detecta una creciente «fatiga pandémica» en la población, que lleva al incumplimiento de las medidas preventivas.

publicidad

Hasta la fecha, el continente africano registró 4,6 millones de casos, de los cuales 123.676 acabaron en fallecimientos, según datos del África CDC.

De momento, solo Angola, Kenia, Marruecos y Uganda detectaron casos de la variante B.1.617 (la identificada en la India), pero la región ya se ha tenido que enfrentar a los efectos de los cambios en el virus, especialmente el sur del continente con la variante B.1.351, que sigue siendo dominante en Sudáfrica y es más contagiosa y resistente a las vacunas.

«NO ESTAMOS DESAMPARADOS»

Pese al lento avance de la vacunación en África, que solo ha recibido unos 37 millones de dosis -y administrado el 53 %- para una población de 1.216 millones de personas, los expertos y autoridades participantes en esta reunión de alto nivel destacaron que África tuvo hasta ahora buenos resultados en su lucha contra la pandemia y que las medidas puestas en práctica funcionan.

«No estamos totalmente desamparados”, dijo Nkengasong, antes de llamar a los Gobiernos animar a sus ciudadanos a mantener las medidas preventivas.

A la vista de lo lejano de la meta de la inmunidad de grupo para África, el director del CDC africano pidió también incrementar los test y la vigilancia genómica para detectar posibles variantes.

También llamó la atención sobre la necesidad de que los países se aprovisionen de oxígeno y equipos de protección sanitaria, a modo preventivo, vista la complicada situación sanitaria de la India.

En el lado positivo, en el encuentro también se celebraron los avances respecto a la suspensión temporal de las patentes de las vacunas anticovid, una iniciativa liderada por Sudáfrica y la India en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que esta semana sumó por sorpresa el apoyo de Estados Unidos.

PROBLEMAS MÁS ALLÁ DE LA COVID-19

Aunque la reunión se centró en la respuesta africana contra la covid-19, también se debatieron los efectos colaterales de la pandemia que, debido al retraso en la vacunación, África deberá soportar de manera más prolongada.

En ese sentido, se mencionaron las «disrupciones» en los sistemas de salud, en especial en cuanto a la interrupción de las campañas de vacunación de otras enfermedades, como el sarampión.

También se hizo hincapié en el elevado impacto de la pandemia en la economía africana, que previsiblemente no verá una recuperación tan rápida por la lentitud en la inmunización.

En ese sentido, la expresidenta de Liberia y Nobel de la Paz Ellen Johnson Sirleaf recordó que la pandemia ha devuelto a muchos africanos a la «extrema pobreza».

Asimismo, pidió prestar atención en el sufrimiento adicional para mujeres y niñas, por la falta de cobertura en temas de salud reproductiva, matrimonios tempranos, violencia doméstica y mayor riesgo de no volver a la escuela debido a la crisis. EFE