El invierno y las obras complican la conectividad desde y hacia el Azuay

A lo largo de la vía Cuenca-Girón-Pasaje se observa gran cantidad de deslizamientos. Foto cortesía
Publicidad

Salir de la provincia del Azuay o llegar se ha complicado por varias causas: deslizamientos de tierra, caída de rocas, hundimientos en las vías o cierres a causa del invierno o trabajos en ejecución por la misma causa.

La conectividad con Machala, Loja o Guayaquil está limitada al paso por un carril o a través de vías alternas que toman más tiempo.

El Ministerio de Transporte y Obras Públicas, MTOP, informó que a causa del invierno se registra mayor caída de material y que a través de maquinaria pesada realizan la limpieza de las vías.

Estado de las vías

Cuenca-Girón-Pasaje: Se mantiene habilitado un carril en el kilómetro 103, sector El Pindo, por la caída de grandes rocas registrado el lunes 14 de marzo de 2022 y que, con el apoyo de maquinarias, fueron colocadas a un lado de la vía la noche del lunes para habilitar el tránsito.

publicidad

En estas rocas que son de grande magnitud se debe colocar aditivos para fracturarlas y retirar por completo el material, informó el MTOP.

Existe caída de material como piedras y tierra entre los kilómetros 34 y 98. Existen tramos donde no pueden circular dos vehículos por la cantidad de piedras en la calzada.

Maquinaria y personal de la CTE apoyan con el retiro de material y el paso vehicular.

En el kilómerto 103, sector El Pindo, está habilitado un carril. Video cortesía.

Cuenca-Molleturo-El Empalme: Se mantiene cerrada en el kilómetro 49 desde el miércoles 2 de marzo para las obras de estabilización del talud que se encuentran paralizadas hasta resolver un conflicto con moradores de la zona.

El MTOP dio a conocer que el paso concedido por el lugar ha sido para habitantes de la zona, pero se mantiene restringido para el resto de usuarios.

Los agentes de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE) están en el kilómetro 49, de la Cuenca-Molleturo-El Empalme, para evitar que los vehículos circulen por la zona durante los 40 días del cierre vial. XCA

Cuenca-Zhud-Cochancay: Esta es la vía alterna a la Cuenca-Molleturo para llevar a la provincia del Guayas.

En un tramo de El Tambo realizaron trabajos de fresado en la vía, pero no pueden asfaltar a causa del invierno.

Cuenca-Loja: En el sector de San Lucas, Loja, se realizan trabajos para colocar una alcantarilla por lo que el paso por la vía principal se mantiene cerrada.

Existen vías alternas para vehículos livianos y pesados.

La vía Loja-puente San Lucas-Pueblo Viejo-Lancapag-Cañi-Jaboncillo-Chinchai está habilitada de 06:00 a 19:00 para vehículos livianos.

La vía Loja-Pindo-Pasaje-Santa Isabel-Cumbe-Cuenca, la vía Loja-Zamora-Guadalupe-28 de Mayo-Urdaneta-Cuenca y la Loja-Zamora-El Pangui-Gualaquiza-Chugüinda-Gualaceo-Cuenca está habilitada para los vehículos pesados.

La apertura de esta vía está prevista para el 28 de marzo.

La vía principal Cuenca-Loja permanece cerrada por trabajos de cambio de alcantarilla en el sector San Lucas. Foto Eduardo Punín, subsecretario MTOP Zona 7.

Volumen de agua y colapso de alcantarillas

Manuel Bedoya, director distrital del Azuay del MTOP, informó que “la situación vial de la Zona 6 en específico ha estado complicada” y ahora mucho más por el “invierno inclemente que nos tiene afectado a toda la zona”.

Detalló que este es un invierno más fuerte que otros años y que complica la estabilidad de algunos taludes.

“La cantidad de agua que se desliza ha sobrepasado la capacidad de muchas alcantarillas lo que provoca que existan deslizamientos en toda la red vial estatal”.

Reconoció que tienen contratado el mantenimiento para la limpieza de cunetas, pero que existe presupuesto disminuido y los trabajos están retrasados, “la crudeza del invierno hace imposible que se cumplan ciertas actividades… Lo que se ve es producto del arrastre del material y que corre a través de las cunetas”.

En la vía Cuenca-Girón-Pasaje se observa caída de material, acumulación de agua y lodo. Video cortesía

La atención de las emergencias la hacen con el presupuesto asignado para este año, pero Bedoya mencionó que hicieron una solicitud de presupuesto adicional como emergencia que debe ser analizada por el Ministerio de Economía y Finanzas.

Por la saturación de alcantarillas por velocidad y cantidad de agua, así como los materiales que arrastra y que lleva a que se desvíe por otro lado, “tenemos que esperar que baje el caudal para mantener las alcantarillas en buen estado”.

Esto pasó con la alcantarilla del sector de San Lucas, en Loja, que sobrepasó el límite de su capacidad a causa del invierno y obligó a cambiarla.

La molestia de la ciudadanía por los problemas de conectividad es evidente.

El funcionario hizo un llamado a manejar con cuidado y con precaución. “Son hechos que la naturaleza no nos permite prever. La cantidad de deslizamientos que hay en toda la zona hace que sea imposible mantener una maquinaria en cada sector. Se despeja un evento y se atienden otro”, concluyó.