Castillo busca oxígeno ante la Justicia mientras apela a la movilización

Publicidad

 El equipo legal del presidente peruano, Pedro Castillo, defendió este viernes un recurso ante el Poder Judicial contra una de las seis investigaciones abiertas contra el mandatario, quien en su afán de tratar de movilizar a sus bases visitó hoy el norteño departamento de San Martín, uno de sus bastiones.

En la audiencia celebrada hoy, el abogado de Castillo, Benji Espinoza, solicitó al juez supremo Juan Carlos Checkley que anule la declaración del exministro del Interior Mariano González de la denuncia por presunta obstrucción a la justicia abierta en su contra.

El letrado argumentó que la Fiscalía de la Nación había tomado la declaración testimonial de González después de acusar públicamente a Castillo de obstruir la detención de prófugos de la Justicia, pero antes de abrir la investigación preliminar contra el mandatario.

Por su parte, el Ministerio Público replicó en un comunicado que el fiscal adjunto supremo Marco Huamán alegó que no fue afectado el derecho a la defensa de Castillo.

Durante la audiencia, Huamán desestimó que la indagación previa, que posibilitó que la Fiscalía recogiera la declaración de González, haya vulnerado el derecho a la defensa, por no haber participado en esta el abogado del mandatario.

publicidad

Al respecto, explicó que, «antes de abrir las diligencias preliminares por este caso, era necesario tener la versión del exministro González para contar con un relato circunstancial y detallado de los hechos narrados en la entrevista televisiva».

El presidente peruano ya acudió a prestar su testimonio a la Fiscalía el pasado 4 de agosto, una jornada en la que negó haber obstruido a la Justicia, aunque se negó a responder preguntas del Ministerio Público.

CASTILLO REITERA QUE NO LE «QUEBRARÁN»

Tras dos días con actos en el Palacio de Gobierno limeño junto a sus simpatizantes en los que ha solicitado su apoyo, Castillo acudió este viernes a San Martín, una de las regiones donde ganó tanto en primera como en segunda vuelta de las pasadas elecciones y en la que prometió que no le «quebrarán».

Esa ha sido su máxima desde que la Justicia, por solicitud de la Fiscalía, ordenó el pasado martes el arresto por diez días de su cuñada Yenifer Paredes, a la que Castillo ha criado como a una hija.

«Pueblo peruano: a mí no me van a quebrar, gracias a este pueblo que me ha puesto al frente del país (…) Cuando hay un debate en el primer poder del Estado (el Congreso), lejos de ver esta realidad, ciertas personas que se han criado en alfombras ningunean y tratan mal a las hermanas congresistas que vienen de la clase obrera», dijo a sus simpatizantes.

Estos, enardecidos, le pidieron que ordene cerrar el Parlamento, de mayoría opositora y que sostiene desde que llegó a la Presidencia una actitud hostil hacia Castillo.

En línea con su rechazo a los medios de comunicación, a los que acusa de haber construido un «show mediático» en su contra, les dijo que quienes «salen en la gran televisión» y «cruzan la pierna en el set, no conocen el país».

«¿Saben por qué piden la vacancia, destitución, inhabilitación del presidente? No les gusta que un chacrero (campesino) esté en palacio», les espetó.

INCREMENTA LIGERAMENTE SU APROBACIÓN

Tras una de las semanas más largas para Castillo desde que llegó a la Presidencia, en la que ha tratado de movilizar a sus bases tras el arresto de su cuñada, el presidente peruano recibió un pequeño alivio en la última encuesta de la empresa CPI, que muestra un ligero incremento en su aprobación.

Según dicho sondeo, elaborado para la emisora RPP, la aprobación subió al 22,6 %, tres puntos más que en junio último, mientras que la desaprobación a su gestión bajó al 71 % en agosto, cuatro puntos menos que en la anterior encuesta.

El respaldo al jefe de Estado subió al 14,5 % en Lima y al 27,4 % en el resto de regiones del territorio peruano en agosto.

También este viernes, la presidenta del Poder Judicial, Elvia Barros, negó que su institución forme parte de alguna confabulación o persecución política contra el Gobierno y rechazó así las acusaciones de Castillo, quien afirmó tras el arresto de su cuñada ser víctima de una operación golpista para sacarlo del poder.

«En el Poder Judicial, nosotros no hacemos persecución política, solo impartimos justicia y aplicamos la ley», señaló Barrios en declaraciones al canal estatal TV Perú.

Asimismo, aseveró que «hay un serio conflicto entre el poder Ejecutivo y el poder Legislativo», pero destacó que su sector no va a «ingresar en esta etapa conflictiva».

De este modo, replicó a una acusación del jefe de Estado, quien, tras conocerse la orden judicial de detención preliminar contra su cuñada, dijo ser víctima de una «confabulación entre el Congreso, la Fiscalía de la Nación y un sector de la prensa para desestabilizar el orden democrático» y «tomar el poder de manera ilegal». EFE