- Publicidad -
Inicio Cuenca La sobreexposición a los rayos ultravioleta es la principal causa de cáncer...

La sobreexposición a los rayos ultravioleta es la principal causa de cáncer de piel

En la calles de la ciudad, se observa gente de se protege de los rayos ultravioletas, sobre todo en éstas épocas de intenso sol. XCA
En la calles de la ciudad, se observa gente de se protege de los rayos ultravioletas, sobre todo en éstas épocas de intenso sol. XCA

Hasta el jueves se registrará radiación extrema en la región. La edad promedio para detección de enfermedad ha disminuido de 70 años a 40 actualmente.

En Ecuador, el cáncer a la piel es la tercera enfermedad más común de este tipo de patología en los hombres y la cuarta en mujeres, según datos de la Sociedad de Lucha Contra el Cáncer (SOLCA). La sobreexposición a los rayos ultravioleta (UV) es la principal causa del cáncer de piel, según la Organización Mundial de la Salud.

Para esta semana, el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (INAMHI) ha pronosticado índices de radiación UV entre moderado y extremadamente alto en Azuay.

Si bien la exposición a estos rayos provoca daños en la piel, el sol como tal es útil para alimentar el sistema ósea con vitamina D, además de servir como fototerapia para mejorar el estado de ánimo y aplacar la depresión.

Lo que es riesgoso, según la especialista en dermatología del hospital Vicente Corral Moscoso, Andrea Manzano, es la exposición permanente al sol sin la protección adecuada.

“Lamentablemente, como vivimos en Ecuador, en la mitad del mundo, el sol llega directamente, por ende, la radiación es alta”, aseguró. Las cifras de cáncer de piel aumentan aceleradamente, y la última década se ha visto que el rango de edad para la detección de esta enfermedad ha disminuido.

“Hace dos décadas, era 70 años de edad; hace una década, 60, y ahora, el promedio de edad a la que se detecta cáncer de piel es de 40 años”, enfatizó.

Los primeros 20 años de vida son cruciales para prevenir el cáncer de piel, asegura Manzano. “La piel tiene memoria”, explica y argumenta que, durante este periodo de vida, es cuando la piel absorbe el 80% de rayos solares, por lo tanto, la calidad de los cuidados se reflejará los años posteriores.

Detección

En el Hospital Regional Vicente Corral Moscoso se detecta un promedio de cinco casos de cáncer de piel por semana. Hay tres tipos de riesgo, que se pueden calificar de la siguiente forma: bajo, medio y alto.

Bajo o carcinoma es el cáncer que comienza en la piel o en los tejidos. Éstos se detectan en un promedio de tres por semana. Medio o carcinoma espinocelular, se observan llagas, piel roja o manchas y se pueden solucionar con cirugía, en caso de detección temprana. Esto casos se detectan 1,7 por semana.

Los de riesgo alto o melanomas, son lunares de color negro, asimétricos, con bordes irregulares, de diferentes colores y superiores a 6 milímetros. Estos casos se detectan uno cada dos meses y 17 días, en promedio.

Sin embargo, aunque está capacitada para detectarlos visualmente, si tiene sospecha, se confirman con una biopsia.

Hombres son más propensos

La especialista Andrea Manzano explica que la prevención es un tema cultural al que pocos le prestan atención. La situación se complica, asegura ella, cuando pensamientos machistas evitan que los hombres tengan más precaución.

Datos del VII informe de SOLCA, emitido en 2014, señala que los hombres son más propensos a contraer cáncer de piel que las mujeres. No hay un reporte más actualizado. “Muchos de mis pacientes o gente cercana a quienes he atendido piensan que los temas de cuidado de la piel o uso de cremas no es cosa de hombres”, señaló.

Cree que erradicar este tipo de pensamiento favorecería a una disminución notable de casos. Contraponiéndose a este tipo de criterios, lo más recomendable es colocarse protector solar cada tres horas: 09:00, 12:00 y 15:00.

También recomienda usar implementos e indumentaria ligera para enfrentar estos climas y otros elementos externos como paraguas y gorras.

Clima

Históricamente, Ecuador siempre ha registrado un alto índice de radiación UV, sostiene Cristian Paliz, especialista en pronóstico y alertas hidrometeorológicas del INAMHI. Esto se debe a su ubicación geográfica, región interandina y línea ecuatorial. Por ende, los rayos ultravioletas caen directamente y afectan más a la piel.

Solmáforo, ubicado en la plaza San Francisco, sirve para conocer el nivel de radiación UV.

Los meses de junio, julio, agosto y septiembre son conocidos por tener clima veraniego. Los vientos del sur, explica Paliz, generalmente generan un movimiento en la nubosidad de la región provocando cielos despejados y noches y madrugadas muy frías.

La ausencia de nubes en los cielos ecuatorianos, sumada a la poca cultura en el cuidado de la piel, deja como saldo la piel expuesta a la alta radiación UV.

El clima seco y frío que proviene del sur del continente, zona que está saliendo del invierno, y las masas más frías de aire que acarrea, se extenderán hasta mañana, luego se prevén precipitaciones que se extenderán durante el fin de semana.

Esto también se ve influenciado por el fenómeno de La Niña, que consiste en el enfriamiento del Océano Pacífico.

Con respecto al aumento de temperatura por los daños provocados en la capa de ozono, el especialista señaló que en Ecuador, de momento, es estable.

Opuesto a este criterio, la Organización Mundial de la Salud (OMS), señala que el aumento de temperatura a nivel mundial es inevitable, lo mismo que los daños provocados a la capa de ozono.

En cualquier caso, señala Paliz, es recomendable evitar largas exposiciones solares, especialmente de 10:00 a 16:00, tiempo en el que el sol llega a su zenit. Recomienda no usar productos en spray, refrigeradores antiguas, ropa oscura y usar protección como gorras. (FCS) (I)

RECOMENDACIONES

USAR

Gorras

Buscar sombra

Ropa de manga larga

Paraguas

Protector solar mayor a 30 SPF, ideal 50

Usarlo a las 09:00, 12:00 y 15:00

DATOS

1

El SPF de los bloqueadores solares es la cantidad de minutos que se puede estar expuesto al sol

2

El uso de ropa oscura aumenta la posibilidad de provocar daños a la piel por atraer la luz solar

Salir de la versión móvil