Cuestión de perspectiva

Marco Antonio Piedra Aguilera Twitter: @mpiedra0768

Publicidad

Las personas en múltiples oportunidades malgastamos nuestros recursos al asignar mayores atenciones a espacios y condiciones que aparentan ser importantes en nuestras vidas sin embargo, con tan solo con un leve análisis o luego de que haya transcurrido un breve espacio de tiempo nos hemos dado cuenta de que lo vivido no fueron mas que condiciones muy puntuales que importunaron nuestro transitar, pero que pudieron robarnos nuestra tranquilidad y paz mental.

Las verdades absolutas suelen ser utopías quiméricas, no puede existir ningún postulado totalitario que se adueñe de una posición o postura única. No obstante, una condición predominante en el contexto humano tiene estrecha relación con los obstáculos que debemos sortear en nuestro camino, de ahí que la magnitud de las circunstancias o el nivel con el que categorizamos un inconveniente como grave o leve, va a depender única y exclusivamente del cristal que hemos adoptado como visor de vida y el enfoque que le quisiéramos brindar al contexto vivencial.

Al final de cuentas, pudimos inclusive hasta olvidarnos de que alguna molestia se nos había presentado en el camino, aunque también podíamos habernos devastado por espectros o fantasmas inquietantes que en el camino se nos atravesaron. Como bien se podrá deducir de estas líneas, todo va a depender del tipo de ojos con el que miremos el camino, una vez más, todo es cuestión de perspectiva. (O)

publicidad