No es locura, no es un juego

Ma. Isabel Cordero

Publicidad

Anoche otra vez la angustia, miedo, confusión, pensamientos negativos; otra noche sin dormir, la sensación de que algo está mal. En el día la dejadez, no poder levantarse de la cama, la frustración, el enojo o la tristeza infinita.

Alrededor del mundo 300 millones de personas sufren depresión, una enfermedad que afecta la salud mental y el bienestar emocional; no es algo que se pueda controlar o curar con voluntad propia o mejorando la actitud.

Las causas responden a factores bioquímicos, muchas veces es hereditario; más del 75% de personas afectadas no reciben tratamiento adecuado, sobre todo, por el estigma que tiene. Es la principal causa de suicidio en jóvenes.

La depresión requiere de atención, no es locura, las emociones, el insomnio o el agotamiento crónico son reales. Buscar ayuda profesional y tomar cartas en el asunto es la única forma de controlarla; incluso usando medicamentos, requiere el apoyo familiar y del entorno social. La salud mental se debe cuidar, no es un juego ni algo que podemos dejar a la suerte. (O)

[email protected]

publicidad